Saluda alcalde

Llega un nuevo septiembre y, con él, las Fiestas Patronales en honor a la Mare de Déu de l’Ermitana.

Días que esperamos con emoción porque son días de celebración, de hermandad, de recuerdo, de respeto, de devoción y de pasión.

En estos próximos días, tenemos ocasión de agradecer, reconocer y de ofrecer nuestra devoción a nuestra Patrona; devoción y reconocimiento compartidos con nuestros vecinos y vecinas, pues nuestra tradición es nuestro orgullo, el sentimiento de pertenecer a nuestro pueblo, respetarlo y quererlo.

Asistiendo a los actos y compartiendo con los amigos y conocidos los momentos más entrañables de la fiesta, nos recordamos que hoy somos porque otros antes fueron. Su legado en forma de tradición se preserva en el corazón de todas y todos; con voluntad y emoción pervivirá en las futuras generaciones, impregnado de compromiso y devoción.

Disfrutemos todos con intensidad de esta oportunidad que, un año más, nos brinda el calendario. Honremos nuestras tradiciones, disfrutemos de la magia de la fiesta y contagiemos a todos los que nos rodean de nuestra devoción.

A todas las personas que las hacen posibles, un agradecimiento sincero; a todas las vecinas y vecinos que contribuyen a que la fiesta siga intacta, mi reconocimiento; para la nueva Reina y su Corte de Honor, todo mi apoyo y felicitación, y para todos los que se acercan a disfrutar la fiesta con nosotros, mi más cordial bienvenida.

Y este año, quiero aprovechar, además, estas fechas tan entrañables para agradecer a los vecinos y vecinas de Peñíscola su confianza; encontrarme de nuevo honrado por poder seguir saludando a mis conciudadanos como alcalde de la ciudad no es solo un privilegio, sino un honor que vivo con responsabilidad.

Del mismo modo, quisiera que me permitiesen emplear unas líneas para agradecer a la compañera que ha tenido la responsabilidad de organizar y estar al frente de las Fiestas durante los últimos cuatro años, Raquel París, el trabajo realizado; y al nuevo edil del área, Ramón Simó, su compromiso. Porque el camino recorrido merece todo mi reconocimiento, así como todas las Cortes de Honor que nos han acompañado hasta hoy; y el camino que queda por recorrer merece todo mi apoyo.

Y con esto acabo, sólo recordándoles a todos que vivir las Fiestas es hacer gala de peñiscolanía, hagámoslo con devoción y con responsabilidad.

FELICES FIESTAS A TODOS I VISCA LA MARE DE DÉU DE L’ERMITANA!

Peñiscola - Sede ElectrónicaTurismo Peñiscola