Vivaldi Ensemble (València)

Día 2 de agosto, Castillo del Papa Luna, 22.30h

Vivaldi Ensemble (València)
  • Jesús Fuster, oboe
  • Juan Sapiña, fagot
  • Il concerto barrocco

Vivaldi Ensemble

Violines: Enrique Palomares, Raúl Arias, Andrea Tur, Casandra Didu, Raquel Campos
Violas: Isabel López, Francesc Gaya
Violonchelos: Elena Solanes, Aída García
Contrabajo: Javier Sapiña
Clave: Ignasi Jordà
Oboe: Jesús Fuster
Fagot: Juan Sapiña

Programa

Antonio Vivaldi (1678-1741)

Concierto en sol mayor para oboe, fagot, cuerdas y clave RV 545

Andante molto-Largo-Allegro molto

Concierto en do menor para cuerdas, clave, oboe y fagot RV 120

Allegro non molto-Adagio-Allegro

Concierto en sol menor para fagot, cuerdas, clave y oboe RV 495

Presto-Largo-Allegro

Concierto en la menor para oboe, cuerdas, clave y fagot RV 461

Allegro non molto-Larghetto-Allegro

Concierto en do menor para 2 cellos, fagot, cuerdas y oboe RV531

Allegro-Largo-Allegro

Concierto núm. 2 en sol menor, Op. 8, RV 315, «L'estate» (El verano)

Allegro non molto - Adagio e piano/Presto e forte - Presto

Vivaldi Ensemble

Vivaldi Ensemble es una orquesta de cámara y continuo (clavecín), formada por una selección de intérpretes del Collegiun Instrumentale de Valencia, que hizo su debut en 1993 en el Palau de la Música bajo la dirección de Félix Ayo. Han trabajado con solistas y directores de reconocido prestigio como Yehudi Menuhin, Joaquín Achúcarro, Nicolai Chumachenco, Francesco Petracchi, Helmut Rilling, Cristóbal Soler, Francisco Perales, etc.

Entre los conciertos y actividades realizadas durante su trayectoria cabe destacar el concierto homenaje a Cristóbal Halffter en el Auditorio Nacional de Madrid y el concierto inaugural de la XXXIV Semana de Música Religiosa de Cuenca con La Creación de Haydn, dirigido por Yehudi Menuhin.

Ha participado en el Festival Ensems, Concurso Francisco Tárrega, Mesías participativo (organizado por la obra social La Caixa) y Serenates al Claustre de la Universitat de València.

Entre sus grabaciones se encuentra la integral de los Concerti Academici a Quattro de F. J. de Castro.

En la actualidad el proyecto Vivaldi Ensemble ocupa una de sus principales actividades.

Notas

El Barroco es el periodo de la historia de la música en el que los afectos, los contrastes y, en definitiva, mantener atento al oyente son las prioridades del compositor. Los conciertos para uno o varios instrumentos solistas del veneciano Antonio Vivaldi están plagados de estos recursos y hemos querido organizar el programa de esta noche de manera que el público pueda apreciar dichos contrastes más claramente. Esto se consigue gracias a la concatenación, sin apenas interrupciones, de las seis obras que se escucharán, ordenadas según una coherencia armónico-tonal acorde con la teoría musical del Barroco y su obsesión con el círculo de quintas y los diferentes temperamentos irregulares que enunciaron autores como Valloti, Kellner o Kinberger.

La secuencia de tonalidades cercanas en el círculo de quintas (lo que hoy en día llamamos tonos vecinos) garantiza una transición agradable para el oyente, sin brusquedades y casi como si se tratara de una modulación planificada por el compositor. De este modo, los seis conciertos forman un bloque homogéneo, a modo de macro-forma musical que engloba las seis obras del programa; es decir, una especie de sinfonía formada por Concerti a solo y Concerti Grossi en la que se puede apreciar de mejor manera la riqueza y la gran cantidad de detalles que atesoran estas obras maestras.

Uno de los rasgos de la música Barroca fue el de que los compositores comenzaron a sentirse atraídos por la idea de escribir música de forma específica para un medio determinado, violín, voz, solista etc. Los estilos instrumental y vocal comenzaron a definirse, llegaron a ser distintos en la imaginación de los compositores barrocos, que terminaron por utilizar conscientemente recursos vocales en la escritura instrumental y viceversa. Lucharon por encontrar los medios musicales que expresasen afectos o estilos anímicos, y las formas que intensificasen estos efectos musicales mediante contrastes violentos alternando ritmos estrictamente medidos (arias) y otros flexibles (recitativos).

En la música instrumental de cámara los italianos siguieron reinando como indiscutibles maestros de Europa. A finales del siglo XVII apareció un nuevo tipo de composición orquestal: el concerto o concierto. El concierto permitía a los compositores el medio concertato y sus contrastes, la lectura de un bajo firme y una soprano florida, una organización musical basada en el sistema tonal mayor-menor y la construcción de una obra extensa a partir de movimientos separados y autónomos. Así el concerto grosso y el concierto para solista se encuentran en el epicentro de la música orquestal de la época. En ambos casos se contrasta sistemáticamente: en el concerto grosso se oponen al conjunto las voces de un pequeño grupo de instrumentos solistas y en el «concerto solístico» las de un único instrumento. A comienzos del siglo XVIII, Venecia seguía atrayendo viajeros, en especial músicos. Los festivales públicos eran más numerosos que en cualquier otra parte de Europa. La Capilla de San Marcos seguía gozando de gran fama, y Vivaldi era uno de sus principales violinistas.

Las obras instrumentales y en especial los conciertos de Vivaldi resultan siempre muy atractivos a causa de la frescura de sus melodías, su vigor rítmico, su hábil tratamiento del colorido solístico y orquestal y la claridad de la forma. Alrededor de las dos terceras partes de los conciertos de Vivaldi están escritos para un solo instrumento solista con orquesta. Por esta razón el repertorio que abordaremos el Vivaldi Ensemble serán los conciertos escritos para oboe, fagot y violonchelo como instrumentos solistas, así como diferentes concerti grossi.

Con la colaboración de: BANKIA Escolta València

Peñiscola - Sede ElectrónicaTurismo Peñiscola